lunes, 20 de febrero de 2012

Artículo Voz Solidaria

MIRA A LAS PERSONAS SIN HOGAR
Recientemente, se ha publicado en Madrid, ‘Mira a las personas sin hogar’, una guía de estilo para profesionales de la comunicación. Esta guía, es producto de la colaboración de 15 entidades con una elevada experiencia trabajando para erradicar la situación de exclusión social de muchas personas que viven actualmente en la calle.
La exclusión social es un fenómeno complejo. Podemos diferenciar varios tipos de exclusión, diferentes grados y niveles, aunque están relacionados y guardan características comunes:
Se trata de un proceso estructural de larga duración y de carácter multidimensional que dificulta a un gran número de personas el acceso a una serie de bienes y oportunidades fundamentales lo cual no solo genera desigualdad sino que es reflejo de las desigualdades existentes y, por tanto, de nuestras sociedades democráticas puesto que la exclusión social hay que enmarcarla en unas “dinámicas económicas, culturales y sociales que alejan a las personas de las zonas de inclusión”. (Mª J. Rubio y Silvina Monteros, 2002)
Por lo que no se trata solo de las desigualdades que supone que unas personas tengan más o menos recursos, y mejores o peores condiciones de vida (en cuanto a carencias educativas, sanitarias, culturales...), sino que por la suma de estos problemas, esas personas quedan fuera de:
  • Los intercambios (materiales o inmateriales).
  • La participación en las interrelaciones que son propias de la sociedad, donde cada individuo, además, se sitúa y adquiere un papel social.
  • Las zonas de seguridad que supone la inclusión y la pertenencia a la sociedad como ciudadanos de pleno derecho.
En definitiva, los procesos sociales conllevan efectos excluyentes e incluyentes. La inclusión, supone una sensación de seguridad dada por las diferentes instituciones o grupos a las que las personas pertenecen: la escuela, la familia, el trabajo, incluso las instituciones que derivan del Estado; todo ello conforma el tejido social donde se da la participación, la interrelación y donde cada uno toma un determinado rol. Estas personas, pierden los vínculos y los referentes y, en casos más extremos, se ven con verdaderas dificultades para ejercer sus derechos.
Las situaciones de exclusión están relacionadas y se refuerzan por las situaciones de carencia económica pero eso no implica que la pobreza conlleve exclusión. Es necesario que los dos términos no se usen como sinónimos pues cada uno de ellos incluye aspectos clave para detectar qué tipo de políticas sociales y acciones individuales son coherentes en la lucha contra la exclusión, o la pobreza.
La guía ‘Mira a las personas sin hogar’, busca emplear un lenguaje adecuado, y dar una visión más real y menos estereotipada de uno de los principales grupos de personas excluidas que viven en España, ya que la ignorancia, los tópicos y los prejuicios acentúan la marginación y la soledad y los deja en una situación de mayor exclusión social, la cual, a su vez, suma nuevos estigmas y disminuye la posibilidad de estas personas de lograr una vida plenamente integrada.
Natalia Torres, Frank Sagra, Olga Risueño, Iñigo Mateo colaboradores y amigos de ¿Qué Tal?

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada